EL CONTRATO DE DISTRIBUCIÓN.

En el negocio de la distribución se manejan grandes cifras económicas. Un negocio en el que cobra una gran importancia los llamados contratos de distribución.

Pero, ¿qué es un contrato de distribución?

En nuestro ordenamiento, debemos entender como contrato de distribución aquel en el que un empresario (distribuidor o cesionario) adquiere determinados productos de otro empresario (concedente), comprometiéndose a revenderlos dentro de una determinada zona a un precio libre.

El distribuidor o cesionario adquiere la propiedad de los productos y ejecuta la venta final de los mismos en nombre y por cuenta propia, asumiendo los riesgos de todas las operaciones comerciales. De manera que los beneficios de su negocio se obtienen de la diferencia existente entre el precio al que compra los productos y el precio a los que los vende.

El principal problema que generan estos contratos en nuestro país se debe a la falta de regulación dentro de nuestro ordenamiento jurídico. Dejando nuestro legislador, la regulación de estos contratos en manos de los contratantes en base al principio de libertad de pactos.

Adquiriendo gran importancia dentro de los contratos de distribución pactos relativos a cuestiones como por ejemplo:

  • La existencia o ausencia de exclusividad en relación con los productos.
  • La prohibición de no competencia.
  • Duración del contrato.
  • Causas de resolución contractual.
  • Plazo de preaviso para resolver el contrato.
  • Previsión de una posible indemnización por clientela.
  • Las cláusulas penales previstas para los casos de incumplimiento.

Y por último, un consejo de abogado. Si vas a firmar un contrato de distribución es MUY IMPORTANTE asesorarse adecuadamente respecto a las consecuencias de cada una de las cláusulas contractuales. El asesoramiento preventivo es como la medicina preventiva, puede prevenir un gran problema.

Un saludo y hasta la próxima.

Alejandro Seoane Pedreira.

Abogado (I.C.A de Ferrol).