Archivo de la etiqueta: delitos

EL FALSO MITO DE LAS CONDENAS INFERIORES A DOS AÑOS DE PRISIÓN.

En los últimos días y como consecuencia de la famosa sentencia condenatoria a Leo Messi, se ha recuperado en las redes sociales el falso mito sobre las condenas inferiores a los dos años de prisión. Un mito muy extendido por lo que he podido apreciar y que básicamente consiste en que si eres condenado a una pena de prisión inferior a dos años y no tienes antecedentes penales, nunca vas a entrar en un centro penitenciario para cumplir con la condena. Pues bien, no existe ninguna norma que establezca  “no cárcel = condena  inferior a dos años de prisión + no antecedentes”.

Si bien es cierto, que nuestro Código Penal deja la posibilidad de que un juez o tribunal pueda dejar el cumplimiento de la condena de prisión en suspenso cuando ésta sea inferior a dos años de duración. Se trata en todo caso, de una facultad para el juez y no una obligación. El ejercicio de dicha facultad deberá ser motivado y fundamentado, para  lo cual valorará las circunstancias del delito cometido, las circunstancias del penado, sus antecedentes, su conducta posterior al hecho, el esfuerzo llevado a cabo por el condenado para reparar el daño causado, las circunstancias familiares y sociales del individuo, y los posibles efectos que pueda tener la suspensión de la pena y de las medidas que le puedan ser impuestas.

Además el artículo 80.2 del Código Penal establece una serie de circunstancias necesarias que deben concurrir para dejar en suspenso la ejecución de la pena, y por tanto para no entrar en prisión para cumplir la pena inferior a dos años impuesta en sentencia. Estas circunstancias son:

1.ª) Que el condenado haya delinquido por primera vez.

En este caso hablamos de un requisito indispensable, de manera que el condenado no debe tener antecedentes penales. Sin embargo, debemos dejar claro y en relación con este requisito que el Código Penal establece que:

No se tendrán en cuenta las anteriores condenas por delitos imprudentes o por delitos leves, ni los antecedentes penales que hayan sido cancelados, o debieran serlo con arreglo a lo dispuesto en el artículo 136. Tampoco se tendrán en cuenta los antecedentes penales correspondientes a delitos que, por su naturaleza o circunstancias, carezcan de relevancia para valorar la probabilidad de comisión de delitos futuros”.

2.ª) Que la pena o la suma de las impuestas no sea superior a dos años, sin incluir en tal cómputo la derivada del impago de la multa

3.ª) Que se hayan satisfecho las responsabilidades civiles que se hubieren originado y se haya hecho efectivo el decomiso acordado en sentencia conforme al artículo 127.

Este requisito se entenderá cumplido cuando el penado asuma el compromiso de satisfacer las responsabilidades civiles de acuerdo a su capacidad económica y de facilitar el decomiso acordado, y sea razonable esperar que el mismo será cumplido en el plazo prudencial que el juez o tribunal determine. El juez o tribunal, en atención al alcance de la responsabilidad civil y al impacto social del delito, podrá solicitar las garantías que considere convenientes para asegurar su cumplimiento.

Con carácter excepcional, será posible la suspensión de la pena, en el caso de delincuentes habituales, cuando a pesar de no cumplirse las dos primeros requisitos (no antecedentes y condena inferior a dos años), y en atención a las circunstancias personales del individuo, la naturaleza del hecho, su conducta y, en particular, el esfuerzo para reparar el daño causado. Condicionando en estos casos la suspensión de la pena, a la reparación efectiva del daño o la indemnización del perjuicio causado conforme a sus posibilidades físicas y económicas, o al cumplimiento del acuerdo alcanzado entre las partes. Una suspensión de carácter excepcional que conllevará la imposición de una multa o trabajos en beneficio de la comunidad.

Conclusión: No existe la ley que establezca : Pena inferior a dos años + sin antecedentes = No cárcel.

Un saludo y hasta la próxima.

Alejandro Seoane Pedreira.

Abogado (I.C.A Ferrol)

DELITO DE ALTERACIÓN DE LINDES, HITOS Y MOJONES.

El delito previsto en el artículo 246 del Código penal, castiga el hecho de alterar la delimitación de propiedades contiguas. Una conducta típica dentro de la “picaresca gallega” , resultando numerosos los casos existentes en Galicia en donde un individuo modifica los elementos identificativos de los límites de su terreno con la finalidad de ganarle unos metros a la finca del vecino.

Conductas que en nuestro Código Penal están castigadas en el artículo 246, en virtud del cual <<El que alterare términos o lindes de pueblos o heredades o cualquier clase de señales o mojones destinados a fijar los límites de propiedades o demarcaciones de predios contiguos, tanto de dominio público como privado, será castigado con la pena de multa de tres a dieciocho meses>>. Mientras que en su párrafo segundo el mismo artículo reza lo siguiente <<Si la utilidad reportada no excediere de 400 euros, se impondrá la pena de multa de uno a tres meses>>.

De forma que en aquellos casos en los que el beneficio que se obtiene mediante la comisión de la conducta no excede de la cuantía de 400€ o la misma no puede ser valorada, se tratará de un delito leve (antiguamente tipificado como falta). En este caso, estamos por tanto ante una modificación operada a través de la última reforma de nuestro Código Penal, en la que se ha incrementado la pena respecto a las antiguas faltas cuya pena era de 10 a 30 días de multa.

De manera que la acción tipificada como delito consiste en cambiar de lugar los hitos o mojones, o cualquier clase de señal destinada a fijar los límites de las propiedades. Una acción que debe ir acompañada del dolo o intencionalidad de obtener un beneficio económico, es decir, para que se cometa el delito por parte del sujeto activo se tienen que cambiar los lindes ampliando su patrimonio y  en perjuicio de un tercero.

Por lo que nuestro Código Penal, exige además del elemento objetivo consistente en la alteración de los hitos o mojones que delimitan las propiedades, un elemento subjetivo consistente en la intención de lucrarse mediante la apropiación de parte de un terreno ajeno.

Un supuesto clásico en el que se comete delito de alteración de lindes es cuando existiendo una previa sentencia de deslinde, se mueven los hitos con el deseo de aumentar la superficie de quien lleva a cabo dicha alteración.

Un saludo y hasta la próxima.

Alejandro Seoane Pedreira.

Abogado (I.C.A Ferrol).

EL DELITO DE EXTORSIÓN.

Hace unos días compartimos con vosotros el Auto de prisión provisional de Luis Pineda (Ausbanc) y Miguel Bernard (Manos Limpias), en el curso de la operación “Nelson”. Una operación en la que se investigan, entre otros, la comisión de unos supuestos delitos de extorsión.

Pero ¿Qué es la extorsión?

Según nuestro Código Penal (art. 243) , comete extorsión el que con ánimo de lucro, obliga a otro, mediante el empleo de violencia o intimidación, a realizar u omitir un acto o negocio jurídico en perjuicio de su patrimonio o el de un tercero.

Un delito castigado con una pena de uno a cinco años de prisión.

Quedando consumado el delito, en el momento en que la víctima ejecuta u omite la realización de ese acto jurídico, independientemente de que la persona que está ejecutando la extorsión consiga el lucro pretendido.

Además el hecho de que tenga que ser cometido mediante el empleo de violencia o intimidación frente a la víctima, puede derivar en la comisión de otros delitos como por ejemplo delitos de lesiones, agresiones sexuales, detenciones ilegales, etc. De ahí que el Código Penal, disponga en la parte final del artículo 243 la expresión <<sin perjuicio de las que puedan imponerse por los actos de violencia física realizados>>, refiriéndose a las penas.

A simple vista, el delito de extorsión puede tener un cierto parecido con el robo con violencia o intimidación. Sin embargo, son más las diferencias entre los dos delitos que sus semejanzas. De manera que prácticamente en lo único que coinciden, es en la forma en la que se comete el delito, es decir, en la utilización de la violencia o intimidación. Y entre esas diferencias existentes entre ambos delitos, podemos decir que el acto de disposición patrimonial ejecutado por la víctima no es necesario en el delito de robo. Además en el delito de extorsión el ataque patrimonial puede recaer sobre el patrimonio mobiliario e inmobiliario, mientras que en el robo sólo puede afectar a bienes muebles.

Un saludo y hasta la próxima.

Alejandro Seoane Pedreira.

Abogado (I.C.A Ferrol)

RESPONSABILIDAD DE LOS PADRES POR DELITOS COMETIDOS POR SUS HIJOS.

El Código Penal prevé la obligación de reparar los daños y perjuicios causados a la victima de un delito mediante la correspondiente indemnización. Esto es lo que se conoce como la responsabilidad civil “ex delito”.

En el caso de los menores de edad (entre los 14 y los 18 años)  y en relación con esta responsabilidad civil “ex delito”, el menor responderá personalmente. Sin embargo, el artículo 61 de la Ley Orgánica 5/2000, traslada la obligación de reparar el daño o perjuicio causado a los padres del menor, a sus tutores, acogedores y guardadores legales, o de hecho.

Para la existencia de esta declaración de responsabilidad, el menor deberá ser condenado por un Juzgado de Menores, siendo éste el encargado de fijar la cantidad que corresponda como indemnización a favor de la víctima del delito.

Sin embargo, cabe la posibilidad de que el Juez de menores reduzca o limite la responsabilidad de los padres en relación con el pago de esa indemnización, cuando pueda apreciar que éstos han empleado toda la diligencia de un <<buen padre de familia>> en cuanto a la educación y atención del menor, no habiendo favorecido la conducta delictiva de su hijo.

Si eres padre o madre, mucho cuidado con las actividades de tu hijo. Y recuerda el decálogo de cómo conseguir un hijo delincuente.

Un saludo y hasta la próxima.

Alejandro Seoane Pedreira

Abogado (I.C.A de Ferrol)

PRISIÓN POR TENER SEXO CON ANIMALES.

El próximo 1 de julio, entrará en vigor la reforma del Código Penal, que recoge por primera vez dentro de nuestro ordenamiento jurídico el delito consistente en la explotación sexual de los animales. Prácticas sexuales que hasta el nuevo texto legal no podían encajarse en ningún tipo delictivo, ya que en nuestro ordenamiento tan solo se castiga el abandono, el maltrato (con lesiones o muerte) y la administración de sustancias no permitidas.

De manera que todas aquellas personas que exploten sexualmente a un animal, podrán ser condenadas con penas de prisión que oscilarán entre los tres meses y un día hasta un año, en el tipo penal básico. Una pena de prisión que puede verse elevada, hasta un máximo de dieciocho meses, en los casos en que se produzca la muerte del animal.

El delito tipificado por el legislador en el artículo 337 del Código Penal, que entrará en vigor en unos días, queda redactado de la siguiente manera:

“1. Será castigado con la pena de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales, el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual, a

a) un animal doméstico o amansado,

b) un animal de los que habitualmente están domesticados,

c) un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano, o

d) cualquier animal que no viva en estado salvaje.

2. Las penas previstas en el apartado anterior se impondrán en su mitad superior cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

a) Se hubieran utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal.

b) Hubiera mediado ensañamiento.

c) Se hubiera causado al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal.

d) Los hechos se hubieran ejecutado en presencia de un menor de edad.

3. Si se hubiera causado la muerte del animal se impondrá una pena de seis a dieciocho meses de prisión e inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

…”

EL SUEÑO DE LA ESPOSA DEL PESCADOR

La imagen se corresponde con la xilografía erótica realizada en el año 1814 por Katsushika Hokusai, en la que se puede apreciar a una mujer entrelazada junto a dos pulpos, cubriendo uno de ellos (el pequeño) uno de los pezones de la muchacha con sus tentáculos mientras la besa apasionadamente. El pulpo grande, por el contrario, se encuentra ocupado en las labores de practicarle a la muchacha un cunnilingus.

Un saludo y hasta la próxima.

Alejandro Seoane Pedreira.

Abogado (I.C.A Ferrol)