Las características de la criptomoneda más conocida, los bitcoins, la hacen muy atractiva para los blanqueadores. Y es que, esta moneda virtual permite blanquear dinero con cierta facilidad.

CARACTERISTICAS BITCOIN

El hecho de que no exista ninguna autoridad u organismo que supervise esta criptomoneda, basada en intercambios a través de redes Peer to Peer (P2P), provoca que los blanqueadores puedan actuar con mayor libertad. Todas estas transacciones o intercambios pueden ser rastreados ya que quedan registrados. Sin embargo, no permiten identificar al titular real del dinero, eliminando el nexo de conexión entre el dinero ilegal y su origen. Es decir, las transacciones realizadas con bitcoins resultan  atractivas en las fases de colocación y confusión del delito de blanqueo de capitales.

El blanqueador tiene interés en convertir este dinero virtual en dinero de curso legal. Ya que esto,  le permite justificar mejor su patrimonio ante las autoridades. Mientras que por otro lado, puede usar ese dinero en un mayor número de operaciones comerciales. Y es que, no debemos olvidar que aunque cada vez es más habitual las operaciones con bitcoins otras muchas sólo podrían realizarse con monedas reales.

En el proceso de cambio de la moneda virtual a la real es donde adquiere especial importancia para los blanqueadores el uso de la red TOR. Una red que trata de implementar el enrutado cebolla (onion routing). El objetivo de este enrutado, al contrario que el tradicional, es permitir mantener el anonimato y la privacidad de datos.

Bitcoins para blanquear dinero

 ¿Cómo convierten los bitcoins en dinero real?

Pues lo cierto es que existen diferentes opciones, entre las que destacamos:

1º) Uso de cajeros automáticos de bitcoins, así como también  el pago de bienes a través de un datáfono. Resulta evidente que se trata de dos sistemas en los que se requiere una presencia física. Por este motivo, los blanqueadores podrían utilizar intermediarios (mulas), que reciben una comisión por ejecutar la operación.

2º) El uso de servicios web exchangers, que permiten el cambio de moneda virtual por otras de curso legal (ejemplo euros o dólares). Algunas empresas que prestan estos servicios exigen unos requisitos mínimos para la creación de una cuenta. Unos requisitos que dependen de la flexibilidad de la normativa de prevención de blanqueo de capitales del país donde la empresa haya ubicado su domicilio social.

3º) El uso de servicios de trading ofrecidos por algunas empresas, que permiten la compra y venta de bitcoins como si fuesen acciones.

4º) El uso de casinos online. Este método no es el más atractivo para los blanqueadores, debido a que las propias operadoras poseen sistemas para detectar el fraude. El seguimiento de patrones repetitivos permiten evitar que los blanqueadores continúen navegando por esas páginas.

Si es de vuestro interés, podéis encontrar en mi libro otros mecanismos utilizados en el proceso de blanqueo de capitales..

Un saludo y hasta la próxima.

Alejandro Seoane Pedreira

 

ABOGADO ESPECIALISTA EN BLANQUEO DE CAPITALES