Recientemente, el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que absuelve de un delito de blanqueo de capitales a una pareja que fue condenada por la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Cádiz. Concretamente, me refiero a la sentencia nº226 (Roj: STS 1217/2020), dictada por la Sección Primera de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo el pasado 20 de mayo de 2020. 

CONDENA DE LOS ACUSADOS

La Audiencia Provincial de Cádiz dictó sentencia el 12 de julio de 2018, cuyo fallo era el siguiente: 

<<Que debemos condenar y condenamos al acusado, Gonzalo , como autor responsable penalmente de un delito de blanqueo de capitales del artículo 301, 1, un delito de receptación del art. 298 y un delito de falsedad de uso del art. 392, todos ellos del Código Penal, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, por el delito de blanqueo de capitales, a las penas de prisión de TRES AÑOS y SEIS MESES, MULTA DE 25.500 Euros, con tres días de arresto sustitutorio en caso de impago; por el delito de receptación, la pena de PRISIÓN DE UN AÑO Y SEIS MESES , y por el delito de falsedad de uso, las penas de PRISIÓN DE CINCO MESES Y MULTA DE CINCO MESES, con una cuota diaria de seis euros, con aplicación de la responsabilidad personal subsidiaria del art. 53 del CP, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, debiendo también dicho acusado abonar la cuarta parte de las costas procesales causadas; y a la acusada Paloma , como autora responsable penalmente de un delito de blanqueo de capitales del art. 301,3 del CP, sin apreciar la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal a la pena de SEIS MESES DE PRISIÓN, MULTA DE CINCO MIL EUROS, con tres días de arresto sustitutorio e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y pago de la cuarta parte de las costas procesales.

…>>

EL SUPREMO ABSUELVE A UNA PAREJA

EL TRIBUNAL SUPREMO ABSUELVE A LOS ACUSADOS

En vía de casación, el Supremo anula parcialmente la resolución dictada por la Audiencia Provincial, en tanto que absuelve a los dos acusados respecto al delito de blanqueo, mientra que mantiene la condena respecto a un delito de receptación del artículo 298 del Código Penal y un delito de falsedad del artículo 392 del CP.

MOTIVACIÓN DEL FALLO DEL SUPREMO

Absolución del principal acusado (Don Gonzalo)

Respecto al principal acusado, don Gonzalo, condenado por la Audiencia por un delito doloso de blanqueo (artículo 301.1 del Código Penal), los fundamentos jurídicos que expone el Supremo para dictar sentencia absolutoria respecto de éste, se centran en dos aspectos:

1º) Finalidad de ocultar el origen ilegal del dinero.

El Supremo destaca que la Audiencia no haya expuesto  en ningún momento que don Gonzalo tuviese la intención de ocultar el origen delictivo del dinero. Y en este sentido, la sentencia dice <<La primera objeción que puede realizarse es que la sentencia en ningún momento afirma que la adquisición por el acusado de los bienes que relaciona tuviera por objeto ocultar el dinero procedente del narcotráfico, actividad nuclear del delito de blanqueo de capitales por el que viene condenado.>>.

Sobre esta cuestión, ya se ha manifestado el Tribunal Supremo en numerosas resoluciones, por ejemplo la nº265/2015 de 29 de octubre, en la mantiene que: <<La esencia del tipo es, por tanto, la expresión «con la finalidad de ocultar o encubrir el origen ilícito». La finalidad de encubrir u ocultar la ilícita procedencia de los bienes o ayudar a los participantes del delito previo, constituye, en consecuencia, un elemento esencial integrante de todas las conductas previstas en el art. 301.1 del Código Penal.

2º) Origen delictivo del dinero.

Mientras que, por otro lado el Supremo critica que no existiese una base probatoria suficiente respecto al segundo elemento clave del tipo penal, ésto es,  el origen delictivo del dinero. El TS mantiene que la Audiencia Provincial en su resolución «se limita a señalar que el dinero utilizado para la adquisición de los vehículos y las embarcaciones provenía de tal actividad ilícita, lo cual únicamente implica el aprovechamiento de los beneficios obtenidos a través de ella. >> Y añade <<En el caso, conforme al resultado de las pruebas practicadas, no resulta razonable establecer como probado que el dinero invertido por el acusado en la adquisición de los bienes que relaciona el Tribunal proviniera del tráfico ilegal de drogas.>>

Y, en conclusión, el Supremo entiende que no es suficiente para probar la relación directa del acusado con el tráfico de drogas cuando, en el supuesto enjuiciado,  concurrieron las siguientes circunstancias:

  1. El acusado había sido juzgado por un delito contra la salud pública en el año 2013 (sentencia absolutoria).
  2. No aparece implicado en otras operaciones por tráfico de drogas.
  3. En los autos no ha quedado acreditada el tipo relación del acusado con personas vinculadas al tráfico de drogas. 

Además, el alto tribunal hace referencia a su doctrina respecto de los indicadores utilizados en la llamada prueba indiciaria a la hora de determinar la actividad criminal previa o antecedente del delito de blanqueo. Estos indicadores son tales como:

  1. La importancia de la cantidad del dinero blanqueado.
  2. La vinculación de los autores con actividades ilícitas o grupos o personas relacionados con ellas.
  3. Lo inusual o desproporcionado del incremento patrimonial del sujeto.
  4. La naturaleza y características de las operaciones económicas llevadas a cabo, por ejemplo, con el uso de abundante dinero en metálico.
  5. La inexistencia de justificación lícita de los ingresos que permiten la realización de esas operaciones.
  6. La debilidad de las explicaciones acerca del origen lícito de esos capitales, o
  7. La existencia de sociedades «pantalla» o entramados financieros que no se apoyen en actividades económicas acreditadamente lícitas.
Absolución de la otra acusada (Doña Paloma)

El TS absuelve a doña Paloma del delito de blanqueo imprudente del artículo 301.3 del CP, en tanto que si no se ha acreditado el origen delictivo del dinero utilizado por su pareja sentimental (don Gonzalo), difícilmente se puede afirmar que la acusada pudiese sospechar la procedencia ilícita del dinero invertido en la compra de un vehículo  y una motocicleta que figuraban a su nombre. 

Además, el Supremo aprovecha el f.j 4º de la sentencia para hacer referencia a su doctrina jurisprudencial sobre el delito de blanqueo imprudente, y en este sentido dice:

<<Conforme explicábamos en la sentencia Sala núm. 506/2015, de 27 de julio incurre en blanqueo de capitales imprudente «quien ignora el origen ilícito de los bienes por haber incumplido el deber objetivo de cuidado que impone el artículo 301.3º del Código Penal. En efecto, es ampliamente mayoritaria tanto en la doctrina como en la jurisprudencia, la conclusión de que la imprudencia no recae sobre la conducta en sí misma, sino sobre el conocimiento de la procedencia delictiva de los bienes ( SSTS 286/2015, de 19 de mayo; 412/2014 de 20 de mayo ; 1257/2009, de 2 de diciembre; 1025/2009, de 22 de octubre; 16/2009, de 27 de enero; 960/2008, de 26 de diciembre y 103472005, de 14 de septiembre, entre otras).»

Igualmente, señalábamos que «en la imprudencia se incluyen los supuestos en los que el agente actúa sin conocer la procedencia ilícita de los bienes, pero por las circunstancias del caso se encontraba en condiciones de sospechar fácilmente la ilícita procedencia y de evitar la conducta blanqueadora sólo con haber observado la más elemental cautela, es decir sus deberes de cuidado.»>>

Consulta el texto íntegro de la sentencia haciendo click en el siguiente enlace:

STS 1217/2020 de 26 de mayo.

 

Un saludo y hasta la próxima.

Fdo.- Alejandro Seoane Pedreira.

Curso de Prevención de Blanqueo de capitales

con Alejandro Seoane Pedreira

Abogado especialista en blanqueo de capitales